Por miedo al futuro elegimos al político que mejor nos puede engañar